Para salir de mi hibernación, elegí una serie digna para que un esquimal nos diga cuántos blancos ve a lo largo de los diez episodios que dura. Raro salir de hibernar de esta manera ¿no?

En los próximos párrafos les voy a contar de Trapped, un policial islandés que se centra en la aparición de un cuerpo desmembrado en el mar y cómo la policía local se hace cargo de la investigación con todas las limitaciones de recursos y experiencia en este tipo de casos.

Un amigo me preguntó “¿Por qué la recomendás? ¿Por qué tengo que verla?” Y la respuesta no es fácil, la historia la podés encontrar en cualquier serie estadounidense o británica: un asesinato, un entramada político y los vínculos familiares de los protagonistas metiendo la cola. Lo distinto y lo que más me atrajo es el impacto de cada secuencia en mi cuerpo. Sí, así como lo leen, mi respuesta física ante cada escena, la oscuridad, la nieve permanente y la sensación de encierro me generó una angustia que me presionaba el pecho en cada paso en la nieve. Eso es lo que más me gustó.

El clima hostil hace que la tensión crezca minuto a minuto, y se construya el marco perfecto para la investigación del asesinato de un hombre que fue mutilado, arrojado al mar y encontrado por unos pescadores en paralelo a la llegada de un ferry proveniente de Dinarmarca, que en el correr de los episodios descubriremos el por qué de su poca cooperación con la policía del lugar.

Para aquellas personas que les cuesta salir de las series estadounidenses, Trapped les va a costar un poco por su ritmo más lento pero la construcción de los personajes, la calidez de algunos de ellos, por ejemplo, del protagonista Andri Olafssun, que contrarresta lo gélido del ambiente y genera una empatía particular por los oficiales que comenten errores pero logran sortearlos para lograr finalmente resolver el misterio, hace que la balanza se incline por el “Me vuelvo loca quiero seguir viendo esta serie”.

En la medida en que se avanza en el relato, se van conociendo historias que dejan ver cómo es vivir en ese pueblo en el que todxs se conocen: la política, los negocios, violencia de género y los fantamas de la muerte de una joven que marcan a Andri de manera personal.

Por otro lado, la fotografía es hermosa y la historia está bien contada y por momentos vas a sentir un nudo en el estómago que te vas a tener que ir a dar una vuelta para poder seguir viendola.

¡A sacar los abrigos, servirse café caliente y hacer maratón que quiero saber su opinión!

Publicado el 26 de septiembre de 2017 en Seguidora Serial (https://seguidoraserial.wordpress.com/2017/09/26/nos-tapo-la-nieve/)